Baked Alaska

Whole Kitchen en su propuesta dulce para el mes de julio nos invita a preparar Baked Alaska.

TartaAlaska11

La historia sobre nuestra receta

A pesar de que el nombre se lo dieron en 1867, hay muchas dudas sobre el origen real de este postre. Hay versiones que indican que se originó en China, otros opinan que fue en Estados Unidos y otros que fue Francia donde se creó este magnífico plato helado.
La versión estadounidense indica que durante la presidencia de Thomas Jefferson, en 1802, se sirvió un helado envuelto en una masa caliente que fue el precursor del Alaska.
En 1804, Benjamin Thompson Rumford, también experimento con las claras de huevo y en su investigación, llegó a un plato que denominó Tortilla sorpresa, en el que el helado también iba envuelto en merengue y horneado, aquí se demostró la capacidad aislante de las claras de huevo.
También los franceses han querido hacerse “dueños” de esta receta y aseguran que fue Balzac quien lo introdujo en el páis gracias a un chef chino que le enseñó a preparar un helado envuelto en hojaldre crujiente que poco a poco fue derivando en la envoltura de merengue.
En 1895 el Chef del Hotel París de Montecarlo, bautizó al Baked Alaska como Omelette a la norvegienne, lo que hizo que este postre se hiciera popular en Europa.
Todo esto lleva a pensar que se hizo popular gracias al restaurante Delmonico’s pero que llevaba muchos años presentándolo como postre de grandes banquetes, ya que no fue hasta 1896, que no apareció por primera vez en un libro de gastronomía, fue en The Original Fannie Farmer.

Formas de presentarlo

Hay muchas variantes, aunque basicamente se coloca el helado sobre una base de bizcocho ya horneada, se cubre con el merengue y una vez cubierto, se mete unos minutos al horno para el gratinado y se sirve enseguida acompañado de frutas.
Una de las variantes es añadirle un puré de frutas mezclado con parte del bizcocho, que es la receta que os mostramos nosotros aquí, quedando más jugosa en su conjunto.
Sobre el gratinado final, podéis optar tanto haciéndolo al horno, donde nos quedará un color  dorado más uniforme o con la ayuda de un soplete.
Existe una variante muy popular del Baked Alaska, el Bombe Alaska. Varía unicamente en que antes de servirlo se flambea con un licor.
Incluso en 1969, un físico húngaro, consiguió hacer un Baked Alaska Inverso, también conocido como Frozen Florida, gracias al uso del microondas, así obtuvo una capa congelada de merengue relleno de licor caliente.

BAKED ALASKA TRES CHOCOLATES

1 Docena de Sobaos Pasiegos “El Macho”
Helado de chocolate blanco
Helado de chocolate con leche
Helado de chocolate negro

Para el Merengue Italiano

250 grs. Azúcar Blanquilla
6 Claras de Huevo a temperatura ambiente
Unas gotas de limón natural

TartaAlaska19

PREPARACIÓN

Separar las claras de las yemas de los huevos y poner las claras en el bowl de la Kitchen Aid a batir a velocidad 3 al principio. Añadirles unas gotas de limón natural. Dejarlas batiendo mientras preparamos el almibar.

Poner a hervir en un cazo 250 grs de azúcar blanquilla con 250 ml de agua hasta que conseguir un almibar a punto de bola.

Subir la velocidad de la Kitchen Aid al 7 e ir añadiendo el almibar poco a poco. Subir la velocidad al máximo y batir 4-5 minutos hasta que el merengue italiano esté frío.

Preparar la base del Baked Alaska con los sobaos pasiegos. Puede ser un molde con la forma deseada, un aro de pastelero con el que cortaremos un círculo de uno de os sobaos, o bien respetar la típica forma cuadrada del sobao con un cortamasas de pastelero cuadrado del mismo tamaño para que pueda sujetar las capas del helado.
Sacar los helados del congelador y dejarlos sobre la encimera. Con una espátula pondremos una capa de chocolate blanco, la siguiente de chocolate con leche y la última de chocolate negro.

Cubrir el baked Alaska ó los baked Alaska si son individuales con merengue sellando bien para aislar el helado y dejarlo en el congrlador hasta el momento de servirlo.

Sacar el Alaska del congelador, espolvorearle un poco de azúcar y caramelizarla con un soplete hasta que adquiera un bonito tono dorado.

NOTA: si no hay niños entre los comesales, queda delicioso flambeándolo con ron de caña.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Recetas, Repostería y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Baked Alaska

  1. Hola!! Les he dejado un Liebster-award en el blog, Feliciades! Cuando puedan pasen a recogerlo, abrazos

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s